≡ Menu
Fotografía 360 esférica de un concierto, por Francisco Mas

Es verdad, la mayoría de las veces, lo que hacemos es una mentira. Es una mentira porque no estamos mostrando un instante real, porque esta imagen está formada por tantos y diferentes instantes como tomas hayamos realizado.

Una mentira pequeña: Para algunos casos como por ejemplo un paisaje muy estático, donde nada ni nadie pasaría caminado frente a la cámara, realizar esta imagen 360 puede ser muy sencilla. Hacemos la cantidad de fotos necesarias alrededor, unas tomas hacia el cielo otras hacia el piso y listo, ¡la conciencia super tranquila!

Una mentira media: Hay casos donde la escena planteada tiene un dinamismo o movimiento de actores tal que hace que tenga que esperar el momento justo para realizar cada toma y lograr mostrar en cada una lo que queremos mostrar. Por ejemplo, cuando justo se pone en verde el semáforo, empiezan a pasar los autos y ¡yo no quería tener autos en mi toma!… Entonces espero a que se ponga en rojo y listo.

Una mentira más grande: Llego a casa después de realizar las tomas y sé que en algunas va a haber una persona o algún auto o algo que no pude esquivar. Con distintos softwares uno puede hacer postproduccion un poco más fina y sacar el objeto en cuestión y listo, ya no está… mejor dicho, ¡nunca estuvo! ¡Y de ahi directo al confesionario!

En mi caso, me dedico también a hacer video esférico en 360 grados. ¡Haciendo fotos 360 soy bastante mentiroso! Pero de vez en cuando prefiero estar con la conciencia tranquila y mostrar el instante real.

Tener un cabezal con 6 cámaras y poder sacar una foto con cada una al mismo tiempo con un control remoto me facilita mucho el trabajo. En el caso de tener que hacer por ejemplo una fotografía 360 en medio de una largada de un maratón de 5000 personas o un recital mutitudinario y captar una imagen real, lo puedo hacer.

f+

{ 0 comentarios… add one }

Dejar un comentario