≡ Menu

Quién de nosotros alguna vez no se ha quedado embelesado al momento de admirar en plena noche los astros que se extienden en su inmensidad. Lo cierto es que más extraordinario es experimentar dicha sensación en función del tiempo que transcurre.

Un acercamiento a esta sensación hoy es posible gracias al fotógrafo experimental Vicente Brady, quien a través de una serie de procedimientos ha logrado combinar la fotografía en 360° y al tiempo que pone a las estrellas en movimiento.

Desde el año 2012, Brady ha venido experimentando con una serie de trucos y técnicas que puedan revelar nuevas experiencias visuales.

“Yo estaba filmando panoramas en 360° durante las mañanas, además de largas secuencias cuando el cielo se encontraba estrellado”; comenta el fotógrafo en el blog que creó especialmente para su proyecto. “De pronto se hizo evidente que el potencial de combinar las dos técnicas podría ser un viaje”; agrega Brady.

Fue así como el artista se embarcó en dicho “viaje” de lograr juntar ambas impresiones. Para ello emprendió el diseño y creación de una plataforma personalizada para dicha instalación, capaz de lograr ajustarse a dichas necesidades. No sería sino hasta el 2013 que Brady lograría condensar una estructura final que lograría buenos resultados alineados a la idea inicial.

El sistema consistiría en una simple plataforma cruzada que tuviera en cada uno de sus cuatro brazos una cámara réflex digital, las cuales serían equipadas con su propio lente en forma de ojo de pez.

El Rig usado por Vincent Brady para el montaje de sus cuatro cámaras

El Rig usado por Vincent Brady para el montaje de sus cuatro cámaras

Para lograr un efecto surrealista, Brady aplicaría la técnica de tomas en time-lapse. Para ello es preciso configurar cada cámara a fin de capturar entre 1-2 minutos exposiciones simultáneamente. Las escenas se completarán dependiendo la duración de las baterías que por lo general se consumen entre 2 a 3 horas. Concluido esto, la exploración y la sesión de dichas escenas es solo apenas la mitad del trabajo.

Lo que a continuación sigue es la parte de la edición de cada imagen de forma individual. Para ello Brady recomienda usar el software de StarStax en combinación con una secuencia de comandos disponibles en Photoshop, a fin de perfeccionar la mezcla. Seguido de este proceso, se juntan manualmente las cuatros imágenes mediante el PTGui Pro, usando entre 30 a 40 puntos de control, en donde dos imágenes serán alineadas entre sí.

Finalmente, los últimos ajustes se realizarán en Photoshop, en donde se podrá combinar las fotografías retocadas en un lapso de tiempo que provoque un efecto psicodélico.

Si bien este enfoque manual para el procesamiento de cada trama tiene sus ventajas en la forma de la calidad, posee ciertos inconvenientes. Esto se nota al momento de la reproducción de las imágenes, siendo su producto final una secuencia que parece tener estragos de congelamiento, esto producto del uso de menos fotogramas.

El time-lapse que realizó Vicente Brady es de cuatro minutos y cuenta con diversas variedades de lugares. A pesar de que el proyecto final pueda resultar desigual o con esos rastros de congelamientos, la idea y el tiempo que tomó a su autor en recrearlo, no deja de ser inspirador.

Fuente: PetaPixel

{ 1 comentario… add one }

Dejar un comentario